« EL CLUB BILDERBERG | Main | PALABRA DE HONOR, LA LEALTAD »
martes
may052009

LA CENA DE DIONISIO EL VIEJO

 

En 1936 Eduardo VIII, Rey de Inglaterra, decidió casarse, completamente enamorado de Wallis Simpson, americana divorciada. Un complot tramado entre la Iglesia Anglicana y el Primer Ministro Stanley Baldwin, que lo tenían por blando y libertino, le obligó a renunciar al trono en beneficio de su hermano Jorge VI, padre de la actual reina Isabel II. Eduardo, con el título de Duque de Windsor, y su adorada Wallis vagaron hasta su muerte por un mundo de lujos sin poder volver a Inglaterra. Eran otros tiempos, ahora los herederos y herederas reales se casan con chicos y chicas sin títulos, con gente de la calle y ocupan las revistas del corazón, como las ocupó el Duque de Windsor. El nuevo héroe del corazón, es el pequeño Napoleón, el Presidente de Francia Nicolás Sarkozy que estrenó el Palacio del Elíseo con su entonces esposa, pero la foto duró poco. No se arredró porque su mujer lo abandonara, se lió con Carla Bruni, modelo-cantante italiana de largas piernas, elegante, con una cara dulce y un pasado tórrido y se casó con ella. Una historia parecida a la de los futbolistas y deportistas supermillonarios, siempre emparejados con las mises más espectaculares. 

Sarkozy es un líder importante y con la también brava alemana Ángela Merkel, forman el grupo esencial de la Comunidad Europea. No sé hasta donde llega el amor de Carla por Nicolás, aunque sus muestras de cariño en público hacen las delicias del cotilleo mundial, pero José Luis Rodríguez Zapatero le adora. No por ideología política, ni por su eficaz ayuda para acabar con ETA, le adora porque le facilitó una silla, en segunda fila, en la reunión del G-20 en Washington. “Consígueme la silla y pídeme lo que quieras”. Ha venido Nicolás con Carla a Madrid a cobrar. De la próxima presidencia europea española, él será el verdadero patrón. 

José Luis ha vivido el momento de mayor gloria en la cena en el Palacio Real ofrecida por el Rey, donde se ha visto iluminado –resplandeciente- con el esplendor que le reflejaban el Rey, Nicolás y la bella Carla, en presencia de ciento cincuenta comensales. Debió parecer la cena que organizó el tirano de Siracusa, Dionisio el Viejo, a principios del s. IV AC, para complacer a Damocles, un cortesano adulador que  deseaba ocupar el trono, aunque fuera un solo día, para deleitarse con el sabor del poder. Lo cuenta Cicerón en su Tucuslanae. Damocles disfrutó del trono durante la cena para al final levantó la mirada y vio sobre su cabeza una espada sostenida por un solo pelo de la crin de un caballo. Como dice Horacio  en su Oda III “aquél que ve una espada desenvainada sobre su impía cabeza, los festines de Sicilia, con su refinamiento, no tendrán dulce sabor”. Damocles que no era tonto, abandonó, renunciando a la experiencia de ser Rey por un día. 

La noche del banquete real, sobre la cabeza de José Luis Rodríguez Zapatero, pendía una afilada espada. Un pelo de crin sostenía a cuatro millones de parados, una cuarta parte ya sin subsidio de paro, y otro millón de autónomos, también parados, sin derecho a paro, que no fueron invitados a la cena, pues sólo son bien acogidos en los comedores de caridad. Él no es tan listo como Damocles y no huye del esplendor con que se adorna con reflejos ajenos, sigue coleccionando fotos de su falso brillo, mientras la realidad del  17% de parados es para muchos ya de hambre. Entre tanto la mayoría de españoles esperamos que la espada de las elecciones pueda con él, porque no parece que sea capaz de doblegar su terquedad y oír a tantos que le señalan que su camino no conduce sino a más crisis, más paro y más deuda, la que acabará por ahogarnos a todos.

5 de Mayo de 2009, Diario "Mediterráneo". 


PrintView Printer Friendly Version

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
All HTML will be escaped. Hyperlinks will be created for URLs automatically.