« John Kerry. Católico con problemas | Main | Fausto Rubalcaba. El gallinero »
sábado
jul292006

Nido de Vívoras

     Las puertas de las casas eran de madera y una de sus dos hojas estaba cerrada en señal de luto por la muerte de Jesús. Era Viernes Santo en los años 40. El día siguiente, Sábado de Gloria, a las 10 de la mañana volteaban las campanas por la Resurrección del Señor y los chicos por las calles hacían sonar sus carracas. Si algún portal aún permanecía medio cerrado lo aporreaban para que se abriera del todo, en señal de júbilo. Las costumbres y la liturgia han cambiado, hoy pertenecen a todos los días de Semana Santa las ruidosas tamboradas. En el Palmeral, continúan celebrando el Sábado de Gloria. Se reúnen los amigos alrededor de una buena comida, paella incluida, guisada sobre sarmientos secos, al aire libre. Juan este año ha invitado al Mosén, para comentar sus palabras sobre la Sangre de Cristo: “si una sola persona no se salva, una parte de la sangre de Cristo se habrá derramado inútilmente, de alguna manera la Crucifixión, Resurrección y Ascensión de Jesús es lo único que cuenta para la salvación de todos los hombres”. “Eso ya lo decía Lutero”, apuntó Metodio, el trabajador de Juan, sobrino de Rosario María de las Flores. “Así lo dice el último Concilio”, ratificó el cura.

     Don Bernardino abordó el tema candente de estos días: “hemos vivido un siglo XX dedicado a la interpretación materialista de la historia. El manifiesto comunista comienza diciendo: “la historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases”, pero, un siglo después, la actual es una guerra de religión. Antiguamente los ejércitos se plantaban en un paisaje amplio, ordenaban sus tropas y atacaban según la táctica de cada uno de los generales enfrentados. El siglo pasado, con dos guerras mundiales, masacraron ejércitos enteros y poblaciones, con técnicas nuevas. Primero los gases y la guerra de trincheras; luego la aviación, los submarinos y la bomba atómica. Actualmente, en la guerra de religión de los extremistas islámicos, atacan a Occidente en cualquier parte del mundo, con potentísimas cargas explosivas. Aprovechan nuestros aviones, trenes o lanchas motoras y las convierten en eficaces bombas en cuyas explosiones ellos se suicidan, esperando alcanzar un paraíso de jovencitas complacientes. Mientras, nos vemos cada vez más débiles y vulnerables. Las guerras preventivas son parcialmente eficaces y la vigilancia en los países occidentales solo da resultados también parciales.

     No pertenecen a un país determinado, los crean hombres como Ahmed Yassin, líder de Hamas, eliminado hace poco por los israelitas. Cuesta creer que haya quien hable de él como de un líder espiritual. Su única idea era atraer jóvenes que, con el señuelo del paraíso prometido, revientan sus cuerpos con la dinamita adosada, yassin.jpgpara causar la muerte de cuantos más infieles sea posible, tanto judíos como cristianos. Otro fabricante de asesinos es el clérigo shií Naktada Al Sadr, sospechoso de haber eliminado al religioso, también shií, Alí Al Sistani, partidario de que los clérigos se dediquen a la espiritualidad y no a las soflamas religiosas de los viernes en la mezquita. Naktada está levantando en Iraq una revuelta que posiblemente acabará en guerra civil.

     La invasión de musulmanes en Europa y otras partes, en busca de trabajo para mejorar su vida, es captada por esos clérigos fanáticos, imanes sin más preparación que conocimientos superficiales del Corán. Ellos los “amparan”, pues se sienten lejos de su país de origen, donde no eran practicantes, ni observantes de la mayoría de los preceptos del islam, y los incendian, los convierten en serpientes. A esos nidos de víboras hay que llevar la guerra, aunque sea individualmente, uno por uno, como se ha hecho con ETA y cortar el grifo de quienes les subvencionan generosamente con petrodólares.

11 de abril de 2.004, Diario "El Mediterraneo".

PrintView Printer Friendly Version

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
All HTML will be escaped. Hyperlinks will be created for URLs automatically.